El Circuit Ricardo Tormo ha celebrado segunda y última jornada del Racing Legends, con más de 1.200 coches, motos y camiones clásicos expuestos en el paddock o participando en alguna de las cuatro competiciones de vehículos de época que se han celebrado.

En total  8.140 personas han visitado las instalaciones del Circuit durante las dos jornadas en las que además se ha inaugurado el Paseo de la Fama, con el primer vencedor del Gran Premio de la Comunitat Valenciana, Régis Laconi, como protagonista.

Los aficionados han disfrutado de un ambiente festivo coronado con el disparo de una moto mascletà en la que los miembros del Club Mototurismo de Valencia se han unido a la Pirotecnica del Mediterráneo para un espectáculo coral nunca visto en las instalaciones de un circuito mundialista.

En lo deportivo, el Antonio Irizábal (AJR) ha sido el vencedor de la carrera del Campeonato de España de Clásicas por delante de Vicente Arnau (AJR) y de Moisés Giménez (Bultaco). En la carrera del ICGP de la Federación Internacional de Motociclismo el triunfo ha sido para el francés Jean Paul Leconte por delante de los británicos Peter Linden y Richard Peers-Jones.

En automovilismo la victoria en el Campeonato de España de Clásicos ha sido para Renault Spyder del francés Henri Pellefigue pot delante de los dos BMW 325i de Antonio Castillo y Óscar Gómez.

Laconi va con Ducati

El protagonista del fin de semana ha sido el francés Régis Laconi, ganador del primer Gran Premio celebrado en Cheste. A una semana de que comience el Campeonato del Mundo de MotoGP que finalizará, como cada año, en el Circuit Ricardo Tormo el 17 de noviembre, el piloto francé indica que espera “una Campeonato del Mundo y unas carrera más bonitas de lo que hemos visto nunca, me gustaría que este año Andrea Dovizioso ganara el campeonato porque, clraamente, se lo merece y mi corazón está con Ducati”.

Laconi y otros pilotos de Gran Premio han estado en contacto permanente con los aficionados y han participado en una firma de autógrafos y una sesión de fotos.

La organización del Racing Legends ha elegido las tres mejores motos de la concentración. El premio de la mejor moto de Gran Premio ha sido para la Ducati que en 2006 se hizo con la victoria en el Gran Premio de la Comunitat Valenciana con Troy Bayliss a los mandos. Su propietario, Giusseppe Santroni, ha recogido de manos de Vicente Ferrer el premio correspondiente. Lo mismo ha hecho el responsable de Sueca Iron, Jose Ferrer, con la mejor Cafe Racer del fin de semana, una Honda CB 900 Bol d’Or de 1982 absolutamente renovada. Finalmente la mejor clásica en la pista ha sido la única Jawa de 1967 de 350cc de 4 cilindros del mundo que ha llegado desde la República Checa con Antolin Kruzik, de 69 años, como piloto.

La próxima convocatoria del Circuit Ricardo Tormo al público será la celebración del Ferrari Challenge los días 30 y 31 de marzo