Los pilotos del Centro Especializado de Tecnificación Deportiva del Motor han recibido una visita de lo más enriquecedora. Daniel Albero se acercó al Circuit Ricardo Tormo para hablar con las jóvenes promesas que aprendieron, y mucho, de su historia.

Daniel Albero es un valenciano que, con su debut en el Dakar de 2019, se convirtió en la primera persona diabética en competir en este certamen. A los siete años le diagnosticaron una meningitis y a los nueve desarrolló diabetes de tipo 1, una enfermedad con la que los médicos barajaban la posibilidad de que Daniel no pudiese volver a practicar deporte.

Albero no se rindió y en 2019 comenzó su andadura en una de las competiciones de motor más duras del mundo. Aquel año tuvo que retirarse del Dakar en la tercera etapa a causa de una lesión en la muñeca, y al año siguiente su suerte no fue a mejor ya que también se vio obligado a retirarse debido a un problema mecánico.

El piloto valenciano volvió a la carga en 2021 y, por fin, pudo terminar el Dakar. Se convirtió en la primera persona diabética en finalizar este raid, y lo hizo en la categoría más dura: la ‘Original by Motul’, en la que no tienes asistencia y solo puedes llevar contigo un baúl con los productos necesarios que transporta la organización etapa tras etapa.

Sus vivencias en el Dakar, su historia de superación y sus hazañas dieron para una extensa charla con los pilotos del CETDM en el Circuit, lugar al que acudió con el Toyota que disputará la próxima edición del Dakar con el dorsal 744.

Nerea Martí, Dani Maciá, Erik Genè, Álvaro García, Daniel Briz, Adrián Benito, Quique Bordás y Max Mayer, pilotos que forman el Centro de Tecnificación, disfrutaron de este encuentro en el que tuvieron la oportunidad de conocer una de las grandes historias deportivas de superación y trabajo.