Julián Simón

Hoy tenemos directo con un campeón del mundo de motociclismo que además es uno de los pilotos, expiloto ya más querido del paddock. En mis veinte años de experiencia no he encontrado nunca a nadie que tenga algo contra Julián Simón.

El piloto de Villacañas debutó en el mundial en el año 2002 como piloto invitado y en 2003 como fijo. Campeón del Mundo de 125cc en 2009 a los mandos de una Aprilia del Aspar Team, una temporada en la que arrasó en la categoría con siete victorias, incluida una en el Circuit Ricardo Tormo. Julito Simón corrió su última carrera mundialista en 2016 en el Circuit Ricardo Tormo.

Y aunque a día de hoy tiene solo 33 años ya ejerce como expiloto y coach de pilotos, alguno que yo conozco piensa que aún daría más de una alegría si volviera a pilotar.

Vamos a ver cómo está pasando estos días en los que a una persona tan inquieta como a ti seguro que ha sido difícil mantenerte en casa.

¿Cómo estás?

Pues he echado mucho en falta el equipo, a Maverick. He tenido tiempo de hacer un poco de todo, y la verdad es que se han pasado rápido los días. Yo he estado bien, en compañía de una mascota muy bonita y de mi novia, y súper bien.

Tenemos por delante 15 minutos de conversación para que nos cuentes tus recuerdos de campeón del mundo y también tus planes de futuro, pero antes por favor ponte elegante que te voy a hacer una foto para la entrevista que colgaremos en la web del Circuit Ricardo Tormo.

Tenemos un montón de preguntas que nos han ido llegando así que he intentado ordenarlas en orden cronológico en función a la etapa de tu palmarés. La primera gabrielmg_09 se fija en tu condición de piloto offroad, ahí empezó todo ¿no? Para quien no lo sepa, fuiste Campeón de España Alevín de Motocross en 1997. Gabriel te pregunta por tu primera moto y si te gusta más el motocross o la velocidad.

Lo tengo clarísimo, el motocross. El motocross es mi especialidad favorita, es donde empecé, donde tuve mis primeros rivales y me ensechó muchísimo. Lo tengo clarísimo, el motocross me aportó un montón de cosas, valores, para luego ser también un buen piloto en velocidad. Lo que pasa que la sensación de adrenalina de la velocidad, ir curva por curva arriesgando al límite es única. En motocross eso te lo produce saltar pero no llega a ser tan intenso como la velocidad.

¿Cómo fueron esos primeros pasos, esa Copa Aprilia? Que sabes que nació a la vez que el Circuit Ricardo Tormo y comenzamos a trabajar en la formación de jóvenes pilotos, y en esa marea, que impulsaba el Circuit junto con Aprilia, Caja Madrid y un montón de patrocinadores como Airtel, allí apareció la figura de Julián Simón. Cuéntanos cómo recuerdas esos primeros pasos.

Lo guardo con un recuerdo increíble, creo que gracias a esa copa Aprilia, gracia a Julián Miralles que inició todo aquello, a Jorge Martínez Aspar también que recogía un poco a esos pilotos de tanto valor, pues lo recuerdo como años increíbles. Yo venía del mundo del motocross y cuando eso nació no tenía la edad para inscribirme en la Copa Movistar que por aquel entonces también estaba, y existía la Copa Aprilia. Y han nacido un montón de pilotos buenos de la copa Aprilia así que creo que se hizo un esfuerzo increíble para que salieran de allí grandes pilotos. Y bueno, recuerdo que la moto era enorme, la Aprilia 50cc. Competí en el segundo año en 50cc y en 125cc. Mi primer podio de la copa fue allí en el Circuit Ricardo Tormo. Y además estrenábamos el circuito, el asfalto era como competir no sé… Yo recuerdo ver todo el circuito como un estadio y decir: increíble, cómo puedo estar aquí. Además era el CEV del año ’99, ahí había pilotos del mundial, que recuerdo que estaba un italiano, que era Salvini que ganó esa carrera en 125cc en Gran Premio. Y yo estaba pues eso, rodeado de ídolos y demás.  Y la Copa Aprilia la verdad que fue un éxito para los pilotos.

Macnolo33 te pregunta por tu experiencia en 250cc. ¿Cómo iba la KTM 250? ¿Crees que con una Aprilia la cosa hubiera ido mejor?

Pues mi primera moto en 250cc fue Honda, luego pasé a KTM, y de las dos motos la Honda para mí era brutal. Además llevaba los colores de Repsol, el equipo lo lideraba mi amigo y descubridor que fue Alberto Puig y la verdad que el paso en 250cc fue quizás un poco antes de lo que hubiera querido. Hubiera querido consolidar quizás un poco más en 125cc pero lo hice muy bien, hice grandes actuaciones, grandes carreras, nunca subí al podio pero estuve muy cerca. Recuerdo en 2008 mi última temporada en 250cc me la jugué con Mika Kallio en Philip Island en la línea de meta, acabé cuarto. En el Circuit Ricardo Tormo en 2008 también lideré unas vueltas, al final la moto rompió, la KTM, y no pude hacer ningún podio. Pero me vino fenomenal para bajar luego de categoría y conseguir el mundial.

Tras dos años en 250cc bajas a 125cc con el Team Aspar en una temporada en la que tienes toda la presión del mundo y te haces con el título a lo grande

Sí, fue increíble. Además la primera vez que me subí en la Aprilia RSA 125cc dentro del equipo Aspar fue allí en Cheste, en el Circuit Ricardo Tormo. Mi amigo, mi padre, por así decirle, Enrique Peris, que es el técnico ahora de Arón Canet, el mestre que le dicen dentro del equipo de Aspar, pues me dijo mira esta es la moto, esto es lo que hay, no vamos a tocar ni un tornillo y tienes que adaptarte. Y es lo que hice, adaptarme. Lo que pasa que las primeras vueltas era pues sentir que no corría nada, ligereza total en lo que es el chasis de la moto, viniendo de 250cc. Pero bueno, cambié el chip rápidamente, acepté que tenía que ser mi año y la presión se convirtió en motivación gracias al conjunto de personas que tenía a mi lado. El equipo Aspar si algo le caracteriza es tener una humanidad increíble, son personas ante todo y luego grandes profesionales. Pero te dan un cariño y te dan como una familia. Está dicho por mí y por muchos pilotos, pero es la verdad. Y entonces fue un año que la presión se trasladó a motivación constante.

Tras el título, vuelves a la categoría intermedia y terminas segundo en Moto2 por detrás de Toni Elías, ¿Cómo fue ese año? Y ¿Qué diferencias encontraste entre la 250cc en la que tenías experiencia y la Moto2 de cuatro tiempos?

Pues yo eché mucho de menos, que la categoría de 250cc desapareciera justo el año que yo saltaba de nuevo a la categoría intermedia porque tenía clarísimo que dentro del equipo Aspar con una Aprilia 250cc lo hubiera hecho muy bien. Creo que me hubiera ido fenomenal y podría haber optado a algo más. Pero bueno, las cosas vienen así, tuvimos que adaptarnos tanto yo como el equipo a las nuevas normas, a Moto2, cuatro tiempos. Tanto yo como el equipo nunca habíamos participado en cuatro tiempos y fue difícil la decisión de elegir moto y cuando lo hicimos tuvimos que retroceder y cambiar también de moto en la cuarta carrera del campeonato. Y esto pues supuso también un contratiempo. Toni Elías, el campeón del mundo de ese año, inició con una moto un poco antes que nosotros y junto con la experiencia que tenía y demás, y su gran talento, y sobre todo que ese año todo le salió porque estaba pletórico, pues fue difícil batirlo. Pero ese año junto al 2009 del campeonato dentro del equipo Aspar fue increíble. Estar siempre en la zona de podio o muy cerca, conseguimos muchas poles, al final de temporada éramos de los más rápidos y nos jugamos el título hasta a falta de solamente dos carreras. Con lo cual, viniendo un poco del inicio de año que no fue del todo bueno, creo que fue un año muy positivo.

Subcampeón del mundo de Moto2, principal candidato al título en 2011, y ahí conociste lo más duro de nuestro deporte

Sí, ahí pues una lesión en el Circuito de Montmeló en Cataluña supuso ya un contratiempo enorme cara a la lucha por el título. Veníamos de unas muy buenas carreras de inicio de temporada, no habíamos conseguido la victoria pero estábamos en la zona que queríamos, buscando el rendimiento bueno en la moto. Teníamos un duro rival, que era Stefan Bradl, que acabó ganando el mundial. Por aquel entonces ya empezaba es especularse que la Kalex era la moto más estable, por así decirlo. Al final pues en la categoría predomina el chasis Kalex. Y nosotros teníamos una Sutter que nos iba muy bien, pero teníamos que acabar de ponerla muy a punto. De todas maneras estábamos segundos en el campeonato y lamentablemente el turco Kenan Sofuoglu entró de una manera muy violenta en la zona del estadio del Circuito de Montmeló y tuve una caída muy fuerte, tibia y peroné, sobre todo las secuelas que me dejaron después de ese accidente con varias operaciones. Y nada, se truncó un poco esa buena racha que llevábamos desde 2009 con el equipo Aspar, se truncó un poco debido a esa lesión.

Lo he hablado con muchos pilotos que ya no han vuelto a estar ahí. Se echa mucho de menos esa sensación de todos los domingos por la mañana te vas al circuito y sabes que vas a estar entre los de delante, y sabes que si va todo medio bien vas a estar en el podio, y que si va todo bien incluso vas a ganar. Y muchos me han recordado, eso cuando lo tienes igual no lo acabas de valorar tanto, y cuando no lo tienes y estás peleándote por el 16, por arañar unos puntos, y estás jugándote la vida igual que siempre pero no estás ahí. Eso debe de echarse de menos.

Sí, la verdad que cuando todo fluye llegas al circuito y sabes que vas a estar ahí. No le das, efectivamente, un valor, no le das el valor que realmente tiene el decir estoy para ganar. Y en cambio cuando estás el 10 o el 12 no te acuerdas de ese flow que llevamos todos los pilotos, de esa agilidad por salir a pista y que todo fluya, que te salga. Pero es que eso también es debido al entorno que tengas, a la confianza que te den las personas que tengas a tu lado. Yo el mayor consejo que doy a los pilotos ahora que no compito es que el entorno es fundamental. Tu mecánico, la persona que tengas a tu lado que te lleve a entrenar, todo eso influye mucho en el rendimiento luego de las carreras.

Motocross, Copa Aprilia, Campeonato de España, 125cc, 250cc, Moto2, Superbike, ¿Cuál recuerdas como tu mejor batalla? Pregunta Laurita46.

Bueno pues la mejor batalla evidentemente cuando luchas por ganar, o cuando luchar por un podio es lo más bonito. Yo la mejor, mi primera victoria, en Donnington 2005, debajo del agua, sin esperarlo. Estaba 7º en parrilla, las primeras vueltas eran en seco y estaba por ahí, 6º o 7º, y no esperaba ganar porque los primeros ya se habían escapado. Y de repente empezó a caer un chaparrón enorme en Donnington y dije bua esta es la mía, y los sentí tremendamente dentro de mí. Dije esta es la mía porque en el warm up había llovido mucho y había hecho 2º, y me sentía muy fuerte y lo tenía todo bastante por la mano. Y eran cinco vueltas nada más de carrera, era una tremenda locura. Y recuerdo que salí con Bautista, con Aleix, y ellos dos estaban ahí tirando fuerte fuerte hasta que se cayeron a falta de dos vueltas, y yo me la jugué con el francés Mike Di Meglio, y lo tenía clarísimo. Lo tenía claro que esa era mi carrera. Y la recuerdo con mucha alegría porque es de esos momentos que dices sé que puedo ganar.

Bernhardt85 pregunta cuál es la curva que más te gusta de todo el mundial, ¿cuál te gustaría que llevara tu nombre?

Jajaja. Pues la curva que me gustaría que llevara mi nombre es en el Circuit Ricardo Tormo, la penúltima curva. El curvón largo y de izquierdas que vas totalmente derrapando es una pasada. Es para flipar. Para mí esa curva, junto con la última de Philip Island, es la curva que más disfrutas, que más sientes la adrenalina y que más sientes la velocidad en la moto. El curvón es espectacular, muy bonito, en moto es algo espectacular, vas cambiando marchas apoyando el trasero en la parte de la curva y vas derrapando y abriendo gas hasta abajo, hasta que empiezas a frenar. Y es increíble.

Y ahora hablamos de presente y de futuro, ya llevas un tiempo trabajando en la formación y asesoramiento de pilotos, con Estrella Galicia, con Tito Rabat y últimamente con Maverick Viñales. MasMarcos_41 pregunta por tu mejor experiencia con Maverick.

Bueno pues gracias a Tito Rabat empezó esta aventura. La verdad es que es un honor el poder acabar tu carrera deportiva y poder seguir dentro del paddock, es un honor porque es muy difícil seguir vinculado de cualquier cosas si no has tenido pues un equipo como hizo Jorge o como han hecho otros jefes de equipo que fueron pilotos, pero es difícil. Por lo tanto la última carrera para mí fue en Cheste en 2016, supuso una despedida muy triste porque me encontraba fuerte todavía, hice buena carrera. Pero la verdad que Tito Rabat es un crack, es un gran compare y un gran amigo, y junto también con Carmelo Ezpeleta, Dorna y demás, junto con el cariño de toda la afición pues me plantearon estar al lado de Tito ese año. Y Emilio Alzamora también me planteó estar en su cantera de pilotos y le estoy muy agradecido. Mis primeros pasos fueron en 2017 con ellos y la verdad que aprendí muchísimo tanto de la base con Monlau Estrella Galicia como con Tito en MotoGP, en un año difícil para él pero que aprendí un montón. Y en 2018 con Arón Canet y Alonso López, en el mundial, junto con la cantera del CEV también, pues seguía formándome y seguía aprendiendo y estaba dentro de una estructura muy buena como es Estrella Galicia y Monlau. Y a mitad otro gran compañero y amigo como es Maverick, un poco reestructuró su equipo y contó conmigo para estar junto a él, y junto a su jefe de mecánicos Esteban, que es el mejor compañero de batallas que en este momento he podido tener, Esteban García que es el técnico de Maverick. Y estoy súper contento de estar en un equipo de fábrica. No pude hacerlo como piloto pero estoy como miembro del equipo de Maverick y es una pasada estar en Yamaha.

Si volvieras a competir, ¿MotoGP o Superbike? Y con qué moto pregunta Manu de Manises.

MotoGP. Superbike me gusta muchísimo pero el concepto de moto o lo que es llevar una MotoGP debe ser increíble. Y de correr cada uno realmente pues por circunstancias, lesiones, malos momentos, pues tiene que aceptar como va viniendo todo y yo ahora mismo el presente que tengo es increíble, estar al lado de un gran piloto y futuro campeón si todo va bien. Ojalá que luchemos por ello. Estoy muy bien, estoy muy agusto y me da una motivación enorme.

¿Qué información tenéis o qué esperanzas tenéis de poder empezar cuanto antes?

Información más o menos lo que vosotros sabéis. Estamos a la espera de que, como ha dicho Carmelo, a principio de junio ojalá que haya un calendario, ojalá que todo se pueda confirmar desde el gobierno, desde sanidad, que todo esté más o menos bien para poder viajar. Evidentemente habrá que adaptarse a las nuevas normas, pero que haya mundial ojalá. Es lo que esperamos todos. Y bueno, el calendario que se plantea pues me parece que va a ser un campeonato muy estresante, tan corto. Va a ser de tener calculadora, de no excederte tampoco en cometer errores porque va a ser un campeonato en el que un error lo vas a pagar caro.

Y además con el condicionante para todos de no ver a la gente en las gradas, que evidentemente es lo más bonito del motociclismo pero también entendemos todos que mejor correr sin público que no correr. Con lo cual nos tenemos que acostumbrar a ver las gradas vacías, por lo menos de momento.

Sí, va a ser una verdadera lástima Cheste verlo sin público. Es algo impensable pero ahora mismo lo que prima es la salud. Gracias a Dios tenemos tele para poder disfrutar de las carreras y vamos a ver que haya mundial sobre todo, eso es lo importante.

Vamos a ir cerrando con las últimas preguntas. Siempre son las mismas que os hacemos a todos… La primera, ¿Cuál es tu curva favorita del Circuit Ricardo Tormo?, ya la has respondido.

La segunda… tú has sido ya campeón del mundo, no lo celebraste en Valencia porque ibas sobrado y lo hiciste en Philip Islandaunque luego refrendaste el título ganando aquí. Ahora que trabajas como coach. ¿Cómo celebrarías que tu piloto consiguiera el título mundial en la última carrera en Valencia?

Bua… No me lo imagino, es que sería una emoción enorme, no sé. La verdad que tendría que pensarlo muy bien pero es que lloraría de emoción porque es lo que más deseo por él. Y él imagino que se desprendería de todo, mono, todo a la grada. Evidentemente este año se plantea un mundial, un escenario triste para poder celebrarlo pero algo seguro que nos inventaríamos.

La tercera y última pregunta la tienes que hacer tú… necesitamos que le dejes aquí una pregunta a nuestra próxima invitada que en la piloto de automovilismo Carmen Jordá.

Mi pregunta es si acepta que yo algún día pueda ser su copiloto en alguna cosa. Me encantaría, porque no he sentido aún una sensación tan buena de entrar con un coche en una curva a todo gas.