Día difícil para Merhi en Baréin. El español, que ha vuelto a finalizar por tercera carrera consecutiva, esta vez en decimoséptima posición, no tuvo una prueba fácil, ni tampoco pudo rodar al nivel que esperaba.

Roberto Merhi, Barein, previo

Roberto Merhi

En la arrancada lograba superar a Stevens y colocarse a la zaga de Kvyat, pero hasta ahí pudo hacer algo el castellonense, ya que apenas cubiertas las primeras vueltas, comenzaron los problemas de tracción debidos a un desgaste muy fuerte en sus neumáticos, una situación que se repitió con todos los juegos de gomas, dos blandos y uno duro, que montó a lo largo de las cincuenta y siete vueltas del Gran Premio de Baréin.

El próximo fin de semana, Roberto enlazará su tercer fin de semana consecutivo de competición, con el inicio de las World Series by Renault en la pista aragonesa de Alcañiz. Será un cambio radical para el valenciano, ya que en el certamen de Renault, parte como uno de los favoritos a luchar por la victoria final tras su extraordinario 2014.

Roberto Merhi: “He tenido una carrera muy difícil. No tenía tracción, las gomas se venían abajo muy rápidamente, incluso intentando no castigarlas en exceso. Si apretaba un poco asumía muchos riesgos de irme fuera, así que tenemos que ver que es lo que puede haber sucedido. La parte positiva en lo personal es que he logrado terminar de nuevo, pero esperaba más para ser sincero. Desde el punto de vista del equipo, hemos tenido un fin de semana positivo, ya que Stevens ha demostrado que podemos tener un buen ritmo, y todo el mundo ha hecho un gran trabajo. Cada vez es más evidente que nos estamos acercando a nuestros rivales.”