Yzan Fernández

2007, Castellón

#17, Minimotos

 

Esta es la segunda temporada de Yzan Fernández en la Cuna de Campeones así que puede ofrecer una buena imagen de qué es la Cuna para cualquier piloto que buscar ir creciendo en el mundo del motociclismo. “Todos los que estamos en este mundo sabemos el renombre que tiene la Cuna de Campeones”, empieza, “y tiene una gran cantidad de pilotos que han dado el salto desde aquí al CEV o al Mundial”.

 

“Empecé a hacer los cursos de conducción con Julián Miralles y me encantó. No hay duda de que es un campeonato muy duro, pero a la vez en cada carrera aprendes algo nuevo. La competencia es muy dura, pero puedo decir que me encantaría mejorar en cada carrera, y es lo que voy a intentar, igual que quiero poco a poco mejorar mis resultados, pero sobre todo busco disfrutar y el año que viene, un cambio de categoría a MiniGP 110”, detalla Yzan.

 

Yzan Fernández con sus amigos Jesusán Bolloque y Cësar Parrilla

Yzan Fernández con sus amigos Jesusán Bolloque y Cësar Parrilla

A este joven piloto de la Vall d’Uxó una de las cosas que más le gustan de la Cuna de Campeones es “recorrer España, con muchos sitios nuevos. ¡Incluso he subido en avión por primera vez para ir a Mallorca, a la carrera del año pasado! Me gusta el ambiente con mis amigos, durmiendo en las tiendas de campaña”. “Disfrutamos en la pista, conociendo muchos circuitos nuevos, pero también fuera de ella”, añade.

 

 

 

“No había domingo sin paella y sin carreras”

 

El primer acercamiento de Yzan a las motos fue en casa. “Siempre ha habido pasión por las carreras, siempre ha habido motos en casa, y no había domingo sin paella y sin carreras, con mi padre, mi tío y mi yayo”, explica. A pesar de esa pasión por las motos, él ha sido el primero de todos en subirse a una para competir. “Se dieron cuenta de que me gustaba de verdad y que según mi familia valía para ello”, recuerda.

 

Ya hace más de media vida que Yzan se subió a una moto: “¡la primera vez tenía 3 años! A los cuatro me regalaron mi primera Polini azul, para empezar en la escuela de motociclismo, y finalmente a los seis pude empezar a competir”. “Llevo ya tres años haciendo lo que más me gusta”, sonríe.

 

Pese a esa corta historia en el mundo de las motos, este joven castellonense cuenta con fans por toda España. “En la carrera de Sevilla apareció un seguidor de mi página de Facebook, que se enteró que la Cuna iba a correr en Sevilla y apareció con un bizcocho y una pancarta en la que ponía “Yzan, ánimo, tus fans de  Sevilla te apoyan”. ¡Fue súper divertido y motivador!”, recuerda.

 

Nuestro piloto no se quiere olvidar de todas las personas que han hecho posible que esté cumpliendo su sueño. “Me gustaría darle las gracias a mis padres y a mi hermano, por todo el esfuerzo que supone viajar a todos lados; a mi tía Arancha por ser mi fotógrafa preferida; a mi tío Iván, por ser mi preparador físico y por haberme inculcado mi fanatismo por Rossi y regalarme mi primera moto,… ¡a toda mi familia en general por empujarme siempre! También quiero acordarme de mi escuela de KSB, que somos una gran familia, de los seguidores de Facebook que me apoyan en todo momento y son los mejores, del restaurante Los Llanos por su apoyo incondicional y patrocinio, del Bar Arco Iris por ese gran cuadro en la pared y su apoyo y de los patrocinadores que nos apoyan  en el Motoclub de Vall d’Uxó MiniGP”.